Desde un tiempo a la fecha la Realidad Virtual ha venido a cobrar presencia en diferentes entornos de la educación y, según un reciente estudio de la firma de investigación ABI Research, para el año 2023 el valor total de la realidad aumentada en la educación será de unos 5.300 millones de dólares. Al mismo tiempo, los ingresos de las gafas de realidad virtual de tipo Head Mounted Display (HMD) crecerán en 640 millones de dólares, solo en el sector educativo.

En palabras de Eleftheria Kouri, analista de investigación de ABI Research, “Las aplicaciones educativas AR y VR cambian el proceso de aprendizaje de pasivo a activo, permitiendo a los estudiantes interactuar con el contenido y practicar su conocimiento en condiciones de tiempo real. El aprendizaje por experiencia lleva a una mejor comprensión, mejora el recuerdo de conocimientos y fortalece la retención”. Y afirmó que “Las experiencias inmersivas e interactivas estimulan la motivación de los estudiantes y aumentan su nivel de participación, que son factores fundamentales para lograr los objetivos de aprendizaje”.

Además, señaló que, “En una búsqueda continua para mantener la atención de los estudiantes, las nuevas herramientas de visualización e interacción son un ajuste natural. Las mayores capacidades de visualización también se adaptan a los esfuerzos de investigación y aprendizaje superiores, por lo que AR / VR puede abordar todo el ecosistema educativo desde el jardín de infantes hasta la investigación de posgrado. Agregue a esto la flexibilidad del contenido digital actualizable y personalizable en un plan de estudios, y AR y VR están configurados para desempeñar un papel catalítico en el sistema educativo en el futuro, siempre que la reducción de los precios y el aumento de la creación de contenido continúen”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here